Los colores asociados con la cultura mexicana

En la cultura mexicana los colores juegan un papel muy destacado. México es un país de gran biodiversidad y por ende de mucho colorido (sobre todo el centro y sur del país), y ello se ha visto reflejado en la cultura, el arte y la cosmovisión de sus pueblos.

En la religión maya, por ejemplo, se da una asociación de gran importancia entre los colores y las direcciones: el rojo es el color del este, el blanco es el color del norte, el negro es el color del oeste y el amarillo es el color del sur. Los mayas también dotaban a los colores de distintos significados, el amarillo era el color del alimento (maíz), el negro el de las armas (obsidiana), el rojo el de la sangre, etc.

Con la conquista española se dio inicio a un proceso de mestizaje que incorporó a las sociedades indígenas el elemento unificador hispano. El arte y la decoración mexicana siguieron privilegiando los colores cálidos y avejentados, los muebles grandes y rústicos y los cuadros y ornamentos coloridos y de gran saturación. La intensamente colorida ciudad de Guanajuato, Patrimonio de la Humanidad, es un ejemplo de ese gusto por los colores vibrantes y por una arquitectura agolpada y abigarrada.

LAKE_VIEW-AjijicEl hermoso y pintoresco pueblo de Ajijic, a orillas del Lago de Chapala, en el estado de Jalisco, es otro ejemplo de poblado típico mexicano rodeado de intensos colores. El cielo y el lago, de intensas tonalidades azules, contrastan con los árboles de diversos matices y las paredes y techos de la aldea.

El rosa mexicano, un color fucsia intenso identificado con la flor buganvilla, es muy usado en la artesanía tradicional mexicana. Los colores de la bandera mexicana son de por sí muy típicos del país: el verde y el rojo nos recuerdan a los pimientos y las salsas, el blanco es un color neutro frecuentemente asociado con muchas flores.

FOLLOW US